Usted está aquí

La supresión del impuesto sobre sucesiones y donaciones supone un paso más para convertir a La Rioja en la Comunidad con los impuestos más bajos

08-02-2024
El BOR publica hoy la bonificación de este impuesto que entrará en vigor mañana fruto de la agenda de reformas fiscales prometida por el Gobierno de Gonzalo Capellán para reducir la presión impositiva a los riojanos 
 
La supresión de Sucesiones y Donaciones se suma a las deducciones fiscales en hipotecas y práctica deportiva, así como a la rebaja del tramo autonómico del IRPF
El PP celebra la publicación hoy en el Boletín Oficial de La Rioja (BOR) de la bonificación y práctica supresión del impuesto de sucesiones y donaciones, lo que suponía una presión fiscal injusta y confiscatoria a los riojanos. Con esta ley que entrará en vigor mañana mismo, el Gobierno de La Rioja sigue cumpliendo sus compromisos electorales dando un paso más en su objetivo de convertir a esta Comunidad en la región con menos impuestos de España.
 
En la clara intención de reducir todos y cada uno de los impuestos sobre los que el Gobierno de La Rioja tiene competencia, ahora se elimina el Impuesto de Sucesiones y Donaciones entre padres e hijos y cónyuges, generando un ahorro fiscal de 8,3 millones de euros en los bolsillos de las familias riojanas. 
 
Existe un importante consenso social en considerar que en este impuesto se quiebran los principios de justicia y no confiscatoriedad al recaer sobre bienes y rentas procedentes del ahorro de las familias que ya han sido objeto de una importante carga fiscal durante la vida del causante o donante. Una premisa con la que no puede estar más de acuerdo este partido, porque este impuesto penaliza el trabajo y ahorro de toda la vida de las personas que quieren dejar un pequeño patrimonio a sus hijos y descendientes y no pueden hacerlo porque tienen que pagar este impuesto. Y es que este impuesto obligaba a pagar impuestos por la adquisición de un patrimonio de los padres a los hijos o sus cónyuges, cuando ese mismo patrimonio ya ha tributado en muchas ocasiones por otros impuestos.
 
En el caso de esta Comunidad además, la diferencia de este impuesto con los territorios forales vecinos han supuesto siempre un importante y grave riesgo de deslocalización de patrimonios y también de actividades productivas, algo que ha supuesto una histórica situación de agravio comparativo.
 
Con la anulación de este tributo anacrónico y confiscatorio, que solo se mantiene el 1% a efectos de control administrativo, se cumple una más de las promesas que anunció el presidente del Gobierno regional, de la intensa agenda de reformas que aliviarán la presión fiscal a los contribuyentes riojanos a lo largo de la legislatura. Con esta bonificación del 99% se beneficia a las familias cuyo patrimonio procede de sus rentas de trabajo fundamentalmente y de una tasa de ahorro media.
 
El PP subraya que estos siete meses de gestión del Ejecutivo del PP, ya ha se han aprobado importantes rebajas fiscales, como las deducciones fiscales para las hipotecas suscritas después de 2013 y para la práctica deportiva, que benefician a casi 120.500 riojanos. Medidas que se suman a la reducción en el tramo autonómico del IRPF, una medida que beneficiará a todos los contribuyentes riojanos que se ahorrarán alrededor de 21 millones de impuestos.