Usted está aquí

La Rioja destruye 1.152 empleos en agosto y es una de las comunidades en las que más se desploma la contratación en el último año

02-09-2022

El Gobierno de Andreu está obligado a revisar sus fracasadas políticas y a tratar de generar confianza en un mercado que no se fía del PSOE y sus socios

El PP insiste en la necesidad de acometer un ambicioso plan de rebajas fiscales, una gestión más eficiente de los fondos europeos y la necesaria reducción de gasto político

La Rioja destruyó 1.152 empleos el pasado mes de agosto, según los datos facilitados hoy, día 2, por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, que sumados a los perdidos en julio (2.188) supone que en los dos meses de verano nuestra Comunidad ha perdido nada más y nada menos que 3.340 afiliados a la Seguridad Social.

 

Un dato dramático y revelador que obliga al Gobierno de Concha Andreu a revisar de manera urgente sus fracasadas políticas en materia de empleo y a tratar de generar mayor confianza en un mercado laboral que, a la vista de los indicadores, no se fía lo más mínimos del PSOE y de sus socios de extrema izquierda.

 

El número de desempleados en nuestra Comunidad bajó un 0,62% en agosto hasta alcanzar los 14.448. Un ligero descenso maquillado por el tirón del sector agrícola (205 parados menos que el mes anterior) coincidiendo con el comienzo de los trabajos de vendimia, pero que no esconde el mal comportamiento del resto de sectores, con un aumento significativo del paro en Servicios o Industria.

 

Quienes de verdad crean empleo en nuestra Comunidad, las pymes, los autónomos y las empresas, no confían lo más mínimo en las políticas del Gobierno de Concha Andreu y en su capacidad para afrontar los retos económicos que aguardan a esta tierra, algo que tiene un fiel reflejo en la contratación. Así, nuestra región contabilizó en agosto 606 contratos menos que el mes anterior y en el último año el desplome se cifra en 2.356, una bajada del 18.11%, la cuarta Comunidad en la que más ha caído la contratación en los últimos 12 meses, diez puntos por encima del descenso contabilizado en el conjunto de España.

 

El freno a la contratación es la prueba evidente de que ya nadie se fía de Pedro Sánchez ni de Concha Andreu. El mercado laboral riojano muestra evidentes síntomas de desaceleración, mientras el Ejecutivo Regional mira para otro lado y sigue instalado en su habitual autocomplacencia.

 

A este respecto, el Partido Popular de La Rioja insiste en la necesidad de acometer un ambicioso plan de rebajas fiscales que mejore la liquidez de pymes y autónomos; conseguir una gestión eficiente de los fondos europeos que permita que éstos lleguen a las empresas, algo que no está ocurriendo en la actualidad; así como una necesaria reducción de la macroestructura de políticos y asesores de Andreu. Un paquete de medidas que, sin ninguna duda, contribuirían a insuflar confianza en los empleadores y ayudaría a frenar la sangría en la destrucción de empleo en nuestra región.