Usted está aquí

Los populares critican la incapacidad en la gestión que está demostrando la concejal de Policía

07-02-2020
Logroño

Denuncian irregularidades en el procedimiento administrativo de nombramiento del nuevo Comisario Jefe

Exigen que el vehículo para el nuevo radar laser vuelva a destinarse a la protección de víctimas de violencia de género

Se han licitado con retraso varios contratos y se cubren los servicios nocturnos con carácter de mínimos

El  concejal del Grupo Municipal Popular, Ángel Sáinz Yangüela, ha denunciado esta mañana irregularidades en la gestión política de la Policía Local de Logroño.

En primer lugar, el concejal popular se ha referido al nombramiento de un nuevo Comisario Jefe en el mes de octubre, “el procedimiento administrativo del mismo fue irregular puesto que según la Ley de Coordinación de Policías Locales se establece que el nombramiento del máximo responsable policial debe realizarse mediante concurrencia pública entre los funcionarios de máxima categoría pero el Ejecutivo local realizó un nombramiento directo. Además, la persona nombrada no tenía previamente la condición de Comisario, lo ocupaba en régimen de suplencia.” Sáinz Yangüela ha explicado que esta doble irregularidad ha sido notificada por el Grupo Popular al Equipo de Gobierno y ha señalado que no se cuestiona a la persona designada para ocupar el puesto de Comisario Jefe. “Denunciamos la forma de actuar del Gobierno local porque entendemos que es necesario cumplir con el procedimiento administrativo establecido para garantizar el funcionamiento y la seguridad jurídica del procedimiento. Y esto es responsabilidad del Ejecutivo local”.

El concejal popular ha criticado la gestión que está realizando la concejala de Policía, Eva Tobías, “hay problemas administrativos y organizativos en la Policía Local, y desconocemos el modelo por el que apuesta el Gobierno de Hermoso de Mendoza”.

En este sentido ha detallado varios ejemplos que ratifican la mala gestión que está realizando la concejal competente. En el mes de diciembre la Dirección General de Tráfico puso en marcha como es habitual una campaña de control de alcohol y drogas en todo el territorio español a la que siempre se unía la Policía Local. Según ha explicado Sáinz Yangüela en esta ocasión en Logroño no se realizó el control de drogas porque la Policía Local carecía de los kits necesarios para poder hacer el correspondiente test y tampoco estaba en vigor el contrato con la empresa que realiza el análisis final. A esto se suma que se han estado realizando controles de alcoholemia con alcoholímetro evidencial que carecía de certificación.

Respecto a los coches de patrulla, el concejal ha detallado que desde el mes de octubre la Policía Local cuenta con cuatro coches menos porque el Gobierno local no tramitó a tiempo el contrato de renting. “Esta situación ha supuesto que en determinados momentos por situaciones de averías, revisiones y mantenimiento de los vehículos, ha habido hasta once vehículos menos operativos. A lo que se suma que hasta abril no llegarán los nuevos coches y que el próximo mes caducan otros tres. Es decir, siete vehículos menos durante varias semanas. Algo que repercute lógicamente en la seguridad ciudadana”.

Otra de las denuncias realizadas es que la concejal ha tomado la decisión de utilizar un coche adscrito a la Unidad de Convivencia para prevenir la violencia de género  (para la realización de vigilancias y acompañamiento a víctimas) para ubicar en el mismo el nuevo radar laser. “Criticamos esta decisión porque además están incumpliendo un convenio con el Gobierno central por el que este vehículo camuflado se asignó a la Policía Local para proteger a las víctimas”.

Por otro lado, el concejal popular ha hecho referencia a que los servicios nocturnos se están cubriendo con carácter de mínimos, con dos patrullas de domingo a jueves y cuatro los viernes y sábados. “Entendemos que es imprescindible reforzar estas patrullas nocturnas puesto que según estamos viendo las denuncias por peleas nocturnas están aumentando y cada vez son más peligrosas por el uso de armas blancas”. Esta reducción supone además que no se pueden atender las denuncias de los vecinos por ruidos.

Denuncian también que la falta de personal está suponiendo que no se refuerzan determinados servicios y no se realicen acciones preventivas. “En este sentido, preguntaremos en la próxima comisión sobre las últimas campañas preventivas realizadas y cómo han afectado al servicio ordinario”.