Usted está aquí

Los eurodiputados apoyan las propuestas del PP sobre la reforma de la PAC

02-04-2019
Agricultura
Agricultura

La Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo respalda ampliamente la negociación de la eurodiputada popular Esther Herranz

La Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo apoyó hoy, martes, las propuestas realizadas por la eurodiputada del PP Esther Herranz con vistas a la próxima reforma de la Política Agrícola Común (PAC) tras tres meses de intensas negociaciones.

La eurodiputada se mostró satisfecha del resultado de la votación, “pues se ha logrado un equilibrio entre los intereses económicos de los agricultores y la necesidad de disponer de una PAC más respetuosa con el medio ambiente, además una mayor financiación de la PAC en regiones despobladas”.

“Se trata del mejor acuerdo posible después de más de cincuenta intensas reuniones técnicas y políticas”, destacó Herranz al término de la votación en la comisión parlamentaria.

De los 117 compromisos presentados por la eurodiputada, 116 fueron aprobados por una holgada mayoría, “a pesar de haber sido una negociación muy dura, en la que los grupos políticos del Parlamento han mantenido a menudo posiciones muy rígidas, en gran parte debido a la proximidad de las elecciones al Parlamento que tendrán lugar en mayo”, explicó.

El dictamen de la comisión parlamentaria exige que al menos el 60 por ciento de los sobres de ayudas directas en manos de los Estados miembros se emplee para garantizar una renta básica a los agricultores europeos. Dicho porcentaje incluiría los montantes que serían redistribuidos entre las explotaciones medianas y pequeñas procedentes de las granjas de mayor dimensión.

Se trata, según destacó Herranz, “de la principal prioridad para el PP en estas negociaciones”. “Es necesario preservar unos ingresos básicos al colectivo de agricultores europeos, independientemente de las ayudas adicionales que podrán obtener a través del nuevo régimen de “eco-esquemas” que se pondrá en marcha con la reforma de la PAC por incentivar los esfuerzos medioambientales que vayan más allá de los requisitos obligatorios”
El informe parlamentario prevé que el 20 por ciento de las ayudas directas se destine a la puesta en marcha de dichos “eco-esquemas”, que incluirán medidas para la protección del bienestar animal, “lo que permitirá mejorar el compromiso de los agricultores con el entorno, en línea con las demandas crecientes de la sociedad en esos ámbitos”, añadió Herranz.

La eurodiputada destacó que “es necesario comunicar al público el papel medioambiental que ya juegan actualmente los agricultores, a los que en cada reforma de la PAC se les exige nuevos requisitos para tener acceso a las ayudas europeas” y se lamentó de “los ataques continuos de algunos sectores que demonizan a la agricultura europea sin reconocer su papel crucial en la protección medioambiental y en la lucha contra la despoblación”.

Por otra parte, el informe sobre la reforma prevé el establecimiento de un umbral máximo de ayudas por explotación de 100.000 euros o la obligación de transferir al menos un 10 por ciento de los sobres nacionales de ayudas directas a las explotaciones pequeñas y medianas, con el fin de lograr un reparto más justo de los fondos de la PAC, sin por ello poner en riesgo la rentabilidad de las explotaciones de mayor dimensión.

Las enmiendas de compromiso negociadas por la eurodiputada riojana preservan las ayudas destinadas a los pastos permanentes mediterráneos de gran valor medioambiental, como las dehesas, a pesar de que la propuesta inicial de la Comisión Europea debilitaba las ayudas a esas zonas.

“El texto adoptado hoy por la Comisión de Agricultura de la Eurocámara acentúa, en líneas generales, el apoyo a todas las zonas de alto valor medioambiental”.

Esther Herranz afirmó que el dictamen también supone una mejora considerable de las propuestas de la Comisión Europea en un sector estratégico para España, como el de frutas y hortalizas, con un incremento de los subsidios a las organizaciones de productores que se comprometan a un esfuerzo mayor de concentración de agricultores, al tiempo que preserva los intereses del sector vitivinícola, y muy concretamente las campañas de promoción subvencionadas con fondos europeos, que querían ser suprimidas por otros grupos políticos de la Eurocámara.  

Dichas campañas “son la principal razón de ser del éxito que vive el sector vitivinícola español y europeo en general, ya que han permitido la conquista y la consolidación de mercados tanto dentro como fuera de la Unión Europea, para los productos con distintivos de calidad”.

El sector apícola europeo también se ha visto muy beneficiado de la negociación encabezada por la eurodiputada riojana, ya que se ha logrado un aumento de la cofinanciación europea de las medidas de apoyo, que se ha aumentado de un 50 a un 75 por ciento y hasta un 85% en el caso de las regiones ultraperiféricas.

El dictamen contiene igualmente mejoras importantes en el capítulo de medidas de Desarrollo Rural, con el mantenimiento de los porcentajes de financiación actual para las distintas regiones europeas, frente a los recortes de más de un 10 por ciento propuestos por la Comisión Europea, así como un incremento sustancial de la cofinanciación (hasta un 90 por ciento) para determinados casos, como las ayudas a los jóvenes y a los agricultores de las regiones despobladas.

En materia de Desarrollo Rural, el informe prevé mantener las competencias actuales sobre diseño y gestión de los programas en manos de las comunidades autónomas, “asunto que no estaba totalmente claro en la propuesta de la Comisión Europea sobre la puesta en marcha de los nuevos planes estratégicos nacionales de la PAC”, explicó Herranz.

Herranz indicó que los eurodiputados de la Comisión de Agricultura se pronunciaron a favor de introducir una convergencia interna total de las ayudas de la PAC en el 2026, en lugar de realizar una convergencia más progresiva en el tiempo, como pedía el PP. “No obstante, dicha convergencia se realizaría no a nivel nacional sino de acuerdo con la división por regiones según criterios socioeconómicos, medioambientales o agronómicos”, matizó.

“Los Estados miembros podrían incrementar el apoyo a las regiones que presenten determinadas desventajas específicas y en las áreas despobladas”, según destaca también el acuerdo adoptado por la comisión parlamentaria.

La eurodiputada hizo un llamamiento a los miembros de la Comisión de Agricultura del Parlamento, para que el informe “siga su curso en la próxima legislatura”. Añadió que confiaba en la “responsabilidad” del nuevo Parlamento para llevar a buen puerto esta reforma.