Usted está aquí

La Rioja tiene la plantilla de profesionales sanitarios más estable del país

08-02-2019
Salud
Salud

El PSOE de La Rioja vuelve a mostrar su desconocimiento absoluto sobre la sanidad riojana o bien su escaso respeto por la verdad

Ante las manifestaciones realizadas hoy, día 8, por el Secretario de Sanidad del PSOE de La Rioja, Raúl Juárez, en las que expresa la necesidad que ve su partido en estabilizar las plantillas de la sanidad riojana, el Partido Popular de La Rioja solamente puede reaccionar con perplejidad ante la desfachatez o la ignorancia que muestra esta persona sobre esta materia. La Rioja es una de las comunidades que menos precarización laboral tiene en la sanidad pública, de hecho las plantillas de profesionales sanitarios en La Rioja tienen la mayor estabilidad del país.

 

         El Partido Popular de La Rioja solamente pide a este portavoz que repase los informes realizados por sindicatos, colegios profesionales o la administración sanitaria, tanto nacional como autonómica, sobre esta cuestión. El balance es unánime, a día de hoy, La Rioja cuenta con las plantillas de profesionales sanitarios con mayor estabilidad del país.

 

         Por ejemplo, en el caso de la Atención Primaria riojana, el 85% de los médicos de Familia y el 90% de los pediatras que ejercen su labor en los centros de salud son personal fijo. Este es un caso prácticamente único en la sanidad nacional y resulta paradójico que el PSOE lo desconozca.

 

         Sólo desde la desfachatez, o la ignorancia más absoluta, se puede decir que en La Rioja se ofrecen a profesionales contratos de 2, 3, 5, 7 días. Los contratos que se ofrecen en la Administración a profesionales de la salud son todos de un año, salvo lógicamente aquellos que se ofrecen para cubrir los huecos provocados por las bajas laborales, que se adecúan a la duración de las mismas.

 

         Estos datos son conocidos y públicos, se pueden ver en diversos informes, han sido publicados en medios de comunicación especializados y están en posesión de sindicatos, asociaciones profesionales y de todos aquellos grupos parlamentarios que se han tomado la molestia de solicitarlo.

 

         Parece que el PSOE no se ha tomado la molestia de pedirlos, o bien directamente ha comprendido que la realidad que representan no es la que más conviene trasladar a la sociedad.

 

         El PSOE sólo se acuerda de la salud y de los profesionales cuando llegan las elecciones y su interés solamente se centra en buscar un rédito electoral. El silencio sanitario del PSOE en los últimos tres años, probablemente provocado por el desconocimiento, se pretende compensar ahora con palabras huecas, vacías de contenido y con un falseamiento consciente de la realidad.